Sentir el viento golpear tu rostro, cerrar los ojos y extender tus alas son cosas que realmente no tienen comparación.